La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Alaska (Estados Unidos de América)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Alaska
Bandera de Alaska Escudo de Alaska
Apodo del estado: "The Last Frontier"
Mapa de Alaska en EEUU.png
Capital Juneau
Ciudad más grande Anchorage
Área
 - Total
 - Tierra
 - Agua
 - % agua
Lugar n° 1
1.717.854 km²
1.481.347 km²
236.507 km²
13,77%
Población


 - Total (2000)


 - Densidad
Lugar n° 48


626.932


0,4/km²
Ingreso en la Unión


 - Orden


 - Fecha


49°


3 de enero de 1959
Huso horario Alaska: UTC-9/-8

Latitud
Longitud

54°40'N a 71°50'N
130°W a 173°E

Anchura
Altura
Elevación
 -Más alta
 -Media
 -Más baja

1.300 km
2380 km
 
6.194 metros
3.060 metros
0 metros

ISO 3166-2:US-AK

Alaska es un estado de los Estados Unidos de América, situado en el extremo noroeste del continente americano, con capital en Juneau. Fue el penúltimo en incorporarse a los Estados Unidos. Se halla rodeado por el océanos Ártico y Pacífico, comparte frontera con Canadá, y está separado de Rusia por el estrecho de Bering. Su nombre proviene del vocablo aleutiano, alaxsxaq, que significa "tierra firme", "lugar hacia donde se dirige el mar" y fue empleado por primera vez por los exploradores rusos del siglo XVIII.

Medio físico

El estado de Alaska es un inmenso territorio, cuyo tamaño es aproximadamente tres veces la Península Ibérica, situado en el extremo noroccidental del conteniente americano, y en parte dentro de los límites del Círculo Polar Ártico. Con unas coordenadas aproximadas de 72° y 52°N, y 130°W y 172°E, es el único territorio del continente americano que se halla parcialmente en el hemisferio oriental. Limita al norte y noroeste con el océano Ártico, con el mar de Bering al oeste; con el océano Pacífico y el golfo de Alaska al sur, y con los territorios canadienses de Yukón y de Columbia Británica. El territorio incluye la masa continental y numerosas islas y archipiélagos, entre los que destacan el archipiélago Alexandre, las Islas Aleutianas y el borough de Kodiak. El punto más elevado de Alaska es el monte McKinley (6.194 m), la cima más alta de América del Norte.

Alaska está atravesado de este a oeste por tres cadenas montañosas (las Cordilleras de Brooks, Alaska y la Costera), y por el río Yukon. La sección sur del territorio se prolonga al oeste, formando la Península e islas que constituyen el arco de las Aleutianas, y hacia el sureste, en la franja de territorio que discurre paralela al territorio canadiense de Columbia Británica y que incluye el archipiélago Alexandre, parte de la cordillera Costera, y los montes Saint Elias, una zona de fiordos y glaciares.

A grandes rasgos, Alaska se estructura en cuatro grandes regiones naturales: la Región Ártica, Alaska Occidental, Alaska Meridional, y Alaska Interior. La zona del Ártico limita con el Yukon canadiense, incluye la Cordillera de Brooks y las planicies costeras del Ártico; se trata de una zona semiárida, cubierta de tundra, con una temperatura media anual de -12° C, y una precipitación de 250 mm. Al estar dentro del Círculo Polar, goza de sol las 24 horas del día en verano (con temperaturas de hasta 10° C), y de oscuridad permanente de noviembre a enero.

La región de Alaska Occidental la constituye la zona costera del mar de Bering y sus islas, el archipiélago de las Aleutianas; se trata de una región dominada por la tundra y con temperaturas bajas (no se supera en verano los 10° C), gran nubosidad y vientos fuertes debido al efecto de las aguas del mar de Bering. La región de Alaska Meridional se extiende desde el Golfo de Alaska hasta las estribaciones de la Cordillera de Alaska; es una región muy activa en cuanto a movimientos sísmicos (el más destructivo tuvo lugar en 1964), y a actividad volcánica. Alaska Meridional goza de temperaturas 'suaves' en comparación con el resto del territorio, con una media de 4° C anuales y una precipitación de 3.650 mm. Su paisaje de fiordos, glaciares, montañas y bosque ha convertido a esta zona del sur en un destino turístico único durante el verano. En cuanto a la última zona señalada, Alaska Interior, comprende las tierras de las cuencas de los ríos Yukon y Tanana; goza de veranos más templados que el resto de Alaska por la exposición del sol y la ausencia de los factores oceánicos, bloqueados por las barreras montañosas del norte y sur; sin embargo, en invierno las temperaturas son extremadamente bajas, con medias de hasta -40° C.

Los ríos principales de Alaska son el Yukon (con sus tributarios White, Chandalar, Tanana y Koyukuk), que nace en Canadá y desemboca en el delta que lleva su nombre, en el mar de Bering; el Kuskokwim, que discurre casi paralelo al río Yukon para desembocar más al sur que éste, y los ríos del sistema Susitna-Chulitna, en el sur, que drenan los valles del sur hasta desembocar en el golfo de Alaska, y que adquieren gran importancia como vías de comunicación al interior. En Alaska existen gran cantidad de lagos, muchos de ellos de origen glaciar, pero destaca el Lago Iliamna, situado en la zona cercana a la bahía de Bristol, en el golfo de Alaska.

Economía y población

Los sectores en Alaska que más personas emplean son, por este orden, el sector público (ya sea local, estatal o federal), los servicios, el comercio, y transportes y obras públicas. Los sectores industriales y la minería (sobre todo este último) sufrieron un descenso apreciable durante el año 1999 en cuanto a la contratación de mano de obra. En términos de Producto Interior Bruto (PIB), este estado experimentó un crecimiento muy reducido del 0,9% anual (1995-96), el menor de todo el país. El mayor incremento en el PIB se ha producido en el sector servicios (5,4%), y el sector menos dinámico es el de la construcción (1%).

Desde los años 70, la industria del petróleo se ha convertido en la mayor fuente de riqueza de Alaska. Ello ha repercutido en que este estado cuente con una de las medias más elevadas en cuanto a ingresos por habitante, y que también sea en Alaska donde existe uno de los mayores niveles de empleo en la industria. Dadas sus condiciones climatológicas, en este estado la agricultura es prácticamente inexistente, aunque por contra las propiedades dedicadas a la explotación agraria son de las más grandes del país, dedicadas al heno, productos lácteos y productos de invernadero. Aún así, el bosque cubre el 24,5% de la superficie de Alaska lo que supone un 13% de la superficie boscosa total de los EE. UU., si bien este recurso está poco explotado y la producción maderera es relativamente pobre. Alaska sí ha desarrollado una potente industria pesquera, basada sobre todo en la captura del salmón.

El recursos más importante, como se ha dicho, es el petróleo y el gas natural. Después de Texas, es el estado más importante en extracción de petróleo, y el octavo en gas natural. Los pozos más importantes están en la zona norte del estado, sobre todo en la bahía de Prudhoe, desde donde se transporta por medio de un oleoducto (Alaska Pipeline System) al puerto de Valdez. Los recursos mineros como el oro, grava y piedra de cantería son abundantes, pero la actividad minera es escasa.

La industria de transformación más importante son la de alimentación (proceso de pesquerías), refinerías de petróleo, y productos madereros. El centro industrial más importante es Anchorage.

La industria del turismo se ha desarrollado enormemente en los últimos años gracias a los paisajes escasamente alterados por la presencia humana. En los últimos años, las grandes compañías de cruceros reposicionan sus barcos durante la temporada de verano, para vender paquetes turísticos en Alaska, aprovechando que en esos meses los huracanes hacen acto de presencia en el Caribe.

De acuerdo con los datos de Oficina del Censo del los Estados Unidos, la población total del estado es de 653.000 habitantes, y tiene una tasa de crecimiento anual de 1,2%, la segunda más alta de los EE. UU. tras Utah. La población urbana de este estado se cifra en el 41,3% (1996), muy por debajo del nivel nacional (79,9%), y lo que le convierte en uno de los estados más deshabitados del país. El 31,3% de los residentes de Alaska son menores de 18 años, y sólo el 5,51% son mayores de 65 años, es decir, Alaska tiene una de las poblaciones más jóvenes de EE. UU. El índice de mortalidad infantil es de 0,72%, muy semejante a la media nacional.

La población de Alaska se compone de un 74,4% de blancos; 3,9% negros; el 16,2% de nativos americanos, y el 4,5% de origen asiático o del Pacífico. La población clasificada como hispana es de 23.719, esto es, el 3,9% del total. En este grupo, los hispanos de origen mexicano y puertorriqueño son los más abundantes.

Con una fuerza laboral de 317.000 personas, Alaska tiene una tasa de desempleo de 5,7% (1999). Los ingresos medios anuales per cápita son de 22.798 dólares (1998), y por unidad familiar de 50.692 dólares. Alaska es el estado con nivel de ingresos medios por familia de los EE. UU (casi 12.000 dólares por encima de media nacional). El índice de población que vive por debajo del índice de pobreza es de un 9,4%, lo que le convierte en el 40° estado con menor nivel de pobreza del país.

Gobierno y administración

Gobernador: Sarah Palin

Historia

Alaska fue visitada por primera vez por los rusos Semen Dezhnec, en 1648, y Mikhail Gvodzev, en 1730. Sin embargo, fue la expedición del marino danés, Vitus Bering, en busca del paso del noroeste que lleva su nombre (Estrecho de Bering), el que dio a conocer la existencia de este subcontinente en Europa. A partir de entonces, españoles, franceses, británicos y rusos organizaron expediciones para conocer los recursos de Alaska. Entre los que exploraron Alaska y sus mares, destacan James Cook, Joseph Billings, Jean François de La Pérouse, y las expediciones españolas de Alejandro Malaspina y Juan Francisco de la Bodega y Quadra. Los rusos, que se habían expansionado desde Siberia, terminaron tomando posesión del territorio donde establecieron un gobernador en 1790 (Alexander Baranov), que se encargó de organizar su explotación económica, basada fundamentalmente en el comercio de pieles. Para ello, en 1799 Rusia creó una empresa estatal, la Compañía Ruso Americana.

Las compañías norteamericanas, sin embargo, comenzaron a mostrar un interés cada vez más creciente en Alaska: crearon vínculos con los rusos, proyectaron en 1860 construir una comunicación telegráfica que uniera este territorio con Rusia y Estados Unidos, y organizaron expediciones científicas. Su interés por este territorio culminó en 1867 con la adquisición de Alaska por 7,2 millones de dólares, cuando el fracaso de Rusia en la Guerra de Crimea convenció al Zar a aceptar dicha oferta. El Secretario de Estado, Seward, ideó la operación más por la importancia estratégica de Alaska que por sus recursos. Sin embargo, el negocio, muy criticado en su momento, resultó enormemente ventajoso ya que en 1880 se descubrió oro en Yukón, lo que provocó la llegada de grandes masas de mineros que se establecieron en Juneau, Nome y Fairbanks. La fiebre del oro de Klondike (nombre del mayor yacimiento) duró hasta principios del siglo XX.

Durante el período americano, Alaska estuvo administrada en primer lugar por el ejército, la marina y el servicio de aduanas, pero la llegada de colonos obligó a cambiar el sistema de su administración. En 1884 el presidente de los EE. UU. nombró a un gobernador, y en 1906 permitió que sus residentes votaran por un representante en el Congreso de los EE. UU. aunque éste no tenia derecho a voto. En 1912 se estableció la capital en Juneau y se determinó que Alaska se convirtiera en Territorio, dependiente de los EE. UU., pero con gobierno propio y congreso.

Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo XX mejoró las comunicaciones (sobre todo para conectar Alaska con el resto de los Estados Unidos por ferrocarril), y promovió la colonización del valle del Matanuska. Sin embargo, fue la Segunda Guerra Mundial y las batallas navales en las islas Aleutianas con Japón, lo que provocó el cambio de rumbo de la política de los EE. UU. en los asuntos de Alaska. Así, en 1942, se construyó en meses una carretera de comunicación (la Autopista Alcan) para garantizar la defensa del Territorio de Alaska, a la vez que establecieron nuevas bases militares (por ejemplo, de radares) y se promovieron asentamientos civiles. El final de la guerra mundial y el comienzo de la Guerra Fría aceleraron la necesidad de integrar este territorio a la Unión. En 1959, Alaska fue por fin aceptado como 49° estado de los Estados Unidos de América.

El descubrimiento de importantísimos yacimientos petrolíferos ha permitido un enorme crecimiento económico en Alaska durante las últimas décadas, pese al aislamiento geográfico y a las duras condiciones de vida. El mayor hito de su desarrollo ha sido la construcción, a partir de 1974, del Trans Alaskan Pipeline, un oleoducto de 1.269 km que une la Bahía de Prudhoe con el puerto de Valdez. Pero el petróleo también ha sido el origen de ciertos desastres, como el accidente ocurrido en 1989 cuando el superpetrolero Exxon Valdez encalló en las aguas de Alaska y provocó una marea negra que ha sido calificada como uno los mayores desastres ecológicos de la historia.

Arte y cultura

La educación pública en Alaska estuvo prácticamente desatendida tras la compra de Alaska por los Estados Unidos hasta que, en 1877, se creó la primera escuela primaria. En 1878 se estableció la primera institución de educación superior, el Sheldon Jackson College, en Sitka. Más tarde se crearon otros centro educativos como la Escuela de Agricultura y el Colegio de Minas, en Fairbanks (1923). Esta institución fue el núcleo de la futura Universidad de Alaska, fundada en 1935; desde entonces se ha centrado en los estudios de ciencias e ingeniería, y hoy es uno de los pocos centros de investigación especializados en el océano Ártico. Otra centro de estudios superiores destacado de este estado es la Universidad Alaska Pacific.

Alaska cuenta con numerosas bibliotecas que reúnen importantes fondos para la investigación local. Entre ellas destacan la Biblioteca del Estado, en Juneau, y la Biblioteca Rasmusson, en Fairbanks. El estado dispone de interesantes museos, como el Sheldom Jackson, en Sitka, con fondos sobre historia y cultura de los nativos, o el Museo Baranof, en Kodiak, dedicado a la Compañía Ruso Americana.

En Alaska se realizan numerosos festivales de música y teatro, muchos de ellos organizados por el Consejo de Humanidades de Alaska. Estos festivales promueven la representación de historias y tradiciones locales, como la obra titulada Cry of the Wild Man, los bailes de origen ruso de Sitka, o la música de los violinistas del valle del Yukon.

También son populares otro tipo de festivales y tradiciones como las carreras de trineos arrastrados por perros (que se celebran entre Fairbanks y Whitehorse, en Canadá, y entre Nome y Anchorage), la Olimpiada Indio-Esquimal, o el Festival Ruso de Kodiak.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas