La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Acción antrópica sobre el relieve

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Entre los agentes de erosión capaces de modelar relieve se encuentra el ser humano, con una importancia mayor de lo que parece. Desde que en el Neolítico se generalizase la agricultura por todo el mundo las sociedades humanas han incidido en los procesos de erosión más o menos conscientemente, con unos medios técnicos y jurídicos cada vez más eficaces. Hoy en día la erosión antrópica aparece lo suficientemente generalizada como para tenerla en cuenta, y es relativamente independiente del clima, por lo que se ha de estudiar a parte.

Panorámica de Las Médulas. Ejemplo de ablación del relieve por causas humanas.

La acción humana se muestra en la ablación de todo tipo de rocas, sobre todo las que tienen un aprovechamiento económico. Las canteras de todo el mundo crean paisajes espectaculares. Probablemente el más antiguo de ellos es el paisaje de las minas de oro romanas de Las Médulas, aunque las canteras de hoy en día superan con mucho su extensión. Aunque no dejan de ser paisajes de detalle. Frecuentemente la zapa modifica el sentido de la arroyada cercenando la cabecera de los arroyos que alimentan a los ríos.

El cultivo sistemático de la tierra empobrece los suelos y reduce la vegetación, por lo que se aceleran los procesos de dinámica de vertientes, hasta formar cárcavas con crestas más a menos agudas. Aún hoy en día no es difícil ver laderas roturadas en la dirección de la pendiente, con lo que se incrementa la eficacia de la arroyada. Esto no sólo afecta a la ladera, que pierde el suelo, sino también al piedemonte que se ve invadido por materiales que modifican su estructura y pueden cambiar el sentido de la arroyada.

La erosión antrópica, pues, se manifiesta, principalmente, en el desencadenamiento de movimientos masivos en las vertientes. Se crean, así, grietas de despegue, nichos de solifluxión y planos de deslizamiento. La erosión laminar producida por la arroyada difusa trunca los suelos de cultivo. La erosión de los suelos es, con mucho, donde más han influido las sociedades humanas, aunque quizás no es lo más espectacular. Consta de una fase de preparación en la que se modifica la estructura del suelo por el exceso de cultivo, una fase de ablación en la que se desarrollan los procesos mecánicos de transporte de los materiales y una fase de crisis del sistema en el que se pierde el suelo y comienza en abarrancamiento de la roca madre. En las regiones cercanas a los países áridos este proceso favorece el avance del desierto.

Pero también hay que tener en cuenta los obstáculos que ponen las sociedades humanas al desarrollo de la erosión. Son típicos, en las regiones de montaña, las terrazas de cultivo, que escalonan la ladera dificultando la arroyada. La construcción de pantanos en los cursos altos y medios de los ríos, donde el transporte de derrubios es más importante, atrapa la carga río evitando que llegue a la desembocadura, que sufre procesos de ablación. Además el pantano modifica localmente en nivel de base, tanto de los afluentes como del río colector, reduciendo el poder erosivo de la cabecera, y aumentándolo en la desembocadura, ya que al llegar el flujo con menos carga aumenta su labor de incisión.

Particular importancia tiene la acción humana sobre los relieves móviles: dunas y playas. La plantación sobre arena y la construcción muy cerca de la línea de costa dificulta la acción de los agentes erosivos, por lo que dunas y playas tienden a desaparecer.

Escombrera de la Hullera Vasco-Leonesa en Santa Lucía de Gordón (León). Obsérvese como la acumulación de áridos ha cubierto por completo el relieve subyacente hasta el punto de superar la línea de cumbres.

También tienen su importancia los procesos de acumulación. Se acumulan áridos sacados de las minas y las canteras, normalmente en depresiones, que al ser colmatadas pierden su función y obligan a la arroyada a buscar otro camino por el que evacuarse. Incluso terminan por formar un relieve en el que se desencadenan los procesos de dinámica de vertientes propios de un medio muy deleznable. Estos materiales aumentan en exceso la carga del flujo de agua, provocando una mayor acumulación de derrubios en el lecho que pueden llegar a elevar el lecho menor, y a obstruirlo, con lo que el río se ve obligado a construir otro lecho.

Al intervenir sobre un sistema las consecuencias no se reducen a un solo elemento, sino que afecta a todos los que dependen de él, por lo que no se trata de una simple intensificación sino de la modificación profunda de la estructura de las combinaciones del sistema morfogenético.

La intensidad de la erosión antrópica depende de las condiciones naturales, más o menos favorables. Los países más afectados son los que presenta un clima extremo, los montañosos y las áreas rurales sometidas a sobrepoblación o con una agricultura especulativa y orientada al mercado.

Las crisis morfogenéticas suceden, normalmente, en períodos de tiempo geológico, pero las provocadas por las sociedades humanas son muy rápidas, que a menudo se presentan en forma catastrófica. Las crisis comprometen la buena marcha de la economía que, a la postre, es la que sustenta intervención en el medio.


Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas